#TravelGuide – Un curioso en Cuba
26.April.2017

Texto y Fotos : Santiago Marzola

En el ejercicio de generar imagen de la cotidianidad, siento que es necesario salir de la zona de confort todos los días para explorar nuevas posibilidades de nuestra creatividad. Desde las acciones más pequeñas como cambiar la ruta que se usa todos los días para ir al trabajo, se pueden generar nuevas ideas para alimentar nuestro ser creativo.

Pero también pienso que de las cosas que más hacen expandir la mente y el espíritu es viajar. Descubrir otras culturas y conocer diferentes realidades, nos hace pensar en perspectiva sobre la nuestra. Cada vez que voy a conocer un nuevo lugar, evito ver contenido audiovisual sobre el, porque pienso que toda esa información predestina mis pensamientos y mi atención.

Como artista plástico, me gusta, a través de la imagen,  indagar sobre las realidades que encuentro interesantes de los diferentes lugares que visito . Siento que la diferencia entre las fotos de turismo y los diarios gráficos de viaje, está en la intención con la que se captura cada imagen y como cada elemento puede comunicar diferentes ideas y sentimientos.

Hace poco visité Cuba, que sin ser muy lejano al resto de América, contiene una magia muy especial que inspira e incita a la creación. Una isla que desde su situación social y cultural es una novedad de entrada; especialmente por como La Habana acoge y mantiene en ella, una confluencia histórica y temporal que genera una atmósfera cinematográfica.

Caminar es encontrar muchas imágenes en las calles y escenas con muchas particularidades; no siento que La Habana genere tanta sorpresa como ciudades que son metrópolis (las cuales se retan todos los días a sorprender a ciudadanos que cada vez se sorprenden menos), sin embargo, la simpleza y lo austera que puede ser una ciudad que alberga tanta energía de sus habitantes, exige ir un poco más despacio para descubrirla. El ritmo se tiene que disminuir para ir en sintonía con ella y permitir que información que estamos acostumbrados a consumir por toneladas, se pueda procesar con calma para dejarnos sorprender por ella.

Meditando sobre esa idea, me di cuenta que no experimentaba eso desde que estaba niño, el viajar con ojos nuevos desde una perspectiva donde la sopresa estaba implícita en la observación.

Como siempre en Fashionlessons queremos que sus viajes estén enriquecidos por una visión diferente ( como la de esta guía de New York que pueden leer AQUÍ ), pues las guías turísticas normales las encuentran en google. Así que yo les dejo una lista de cuatro lugares que no son tan típicos de visitar en Cuba, acompañado de unas imágenes que hice, las cuales buscan generar ese sentimiento que ya había olvidado y que quiero transmitírselo a ustedes a través de ellas.

 

1.El occidente de Varadero. Es al otro extremo de donde están todas las cadenas de hoteles. Entre las calles se ven casas muy pintorescas y se siente una energía más autentica y tranquila.

 

2.Catedral Ortodoxa Nuestra Señora de Kazáñ. Entre tanta historia que hay en la La Habana Vieja, está esta iglesia católica rusa, declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, la cual cambia el ritmo de experiencia visual de la arquitectura cubana. 

 

3.Matanzas. Una ciudad cerca a La Habana y en el camino a Varadero. Hay que visitarla por su arquitectura emplazada en toda una bahía, sus poetas y todos los puentes que tiene sobre todos los ríos que la bañan.

4.Tarará en Playas del Este. Si disfruta de las playas vacías y tranquilas, es la mejor manera de disfrutar el mar Caribe.

 

Gracias por leer y vuelvan pronto!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *