Autenticidad sin pretensiones y un no sé qué no sé dónde sincero y desprevenido, un devenir que los parisinos llamarían …