El mundo parece girar cada vez mas rápido, y la información no tiene filtro. Estamos constantemente conectados a la red que inunda nuestro consciente y subconsciente de afectando nuestra identidad estilística sin darnos cuenta. Para los creadores colombianos la cuestión está en regirse o no por la globalidad de las tendencias sin caer en la homogenización de la apariencia.

La palabra tendencia es constantemente utilizada y sobre usada cuando se quiere hablar de moda, y aunque es un término que nació en la cuna de la economía, hoy es el predilecto para nombrar cualquier inclinación de un grupo de personas significativo, por algo específico de la estética . Pero la moda concretamente es quien se ha convertido en esclava de este ciclo, y aunque su vida está fundada en la novedad, las tendencias parecen repetirse cada vez con más frecuencia y con menos espacio de tiempo. En ésta cambiante industria la necesidad de novedad y el afán por la variación constante crea la necesidad de tener tendencias que se encargan de agrupar estilos, determinar colores, estampados, siluetas y hasta maneras de llevar las prendas para definir propuestas que difieran con las de algunos días atrás. Una tendencia puede ser desde un gráfico usado hasta el cansancio en diferentes prendas , hasta un tema fundamentado en una cultura específica que abarca un estilo concreto. La dinámica consta de tener variables suficientes para poder ofrecerle a un público cada vez más consciente de la apariencia, las herramientas necesarias para destacarse y a la vez pertenecer a la sociedad.

La cuestión es si los diseñadores y creadores Colombianos deben regirse por el reloj global, y hacer caso o no de las tendencias que cada vez homogenizan más las propuestas en el mundo entero. Hoy gracias a estas, es difícil encontrar propuestas que se diferencien en Argentina o Madrid.

Para la diseñadora María Alexandra Bueno , quien apenas lleva 2 años con su marca Dité, las tendencias son fundamentales más no son su guía determinante a la hora de crear. Su investigación se basa en las imágenes de “streetstyle” pues asegura que es allí donde se dictamina lo que se llevará, nos son los diseñadores o las grandes casas de “cool Hunting” quienes crean las tendencias, pues estas se cuecen en el asfalto, para que luego los cazadores las cacen. Para María Alexandra el estilo asiático se ha convertido en un punto de referencia, su estética es inspiración para sus creaciones las cuales amolda a su estilo y las necesidades de su target, teniendo en cuenta que el público Colombiano percibe la información de una manera diferente. Su sello de marca es la silueta “oversize” , una tendencia que está presente hace varias temporadas, pero declara que así ésta tendencia pase su esencia continuará estando fundamentada en la comodidad. Así asegura que aunque sabe que debe estar informada, siempre primará lo que dictamine su intuición y lo que sea mejor para su público objetivo.

Por otro lado, Claritt Zighelboim creadora de Moda Zeta se mantiene actualizada de las tendencias globales a través de una de las de las páginas que predicen y dictan las tendencias más importantes del mundo, para estar informada y poder crear a partir de estas. Sin embargo siente que los diseñadores pequeños y sin tanta capacidad de producción deben estudiar a fondo su usuario, para depurar las tendencias globales pues desde su percepción , los grandes diseñadores y marcas tiene la capacidad de abarcar las tendencias de una manera más amplia y con un presupuesto más alto, mientras que los pequeños deben crear pensando en la capacidad económica de su consumidor.

La opinión de estas dos jóvenes diseñadores no está lejos de la percepción de Catalina Marín, experta en tendencias de la WGSN y quien afirma que todos los diseñadores y grandes marcas deben estar al tanto de lo que sucede en el mundo, pero no necesariamente deben incluir estos reportajes dentro de su propuesta. Lo que asegura ella es que ante todo la marca o diseñador debe tener muy claro quien es su “acompañante de marca” o como se dice normalmente su “cliente” , para poder generar una propuesta coherente y que supla la necesidad de su público. Catalina asegura que cada vez vivimos en un mundo más veloz y que el hecho de que estemos constantemente conectados hace que la información sea más homogénea y diferenciarse se convierte en una cuestión más de discurso que de estética.

“ La historia detrás de la marca o el diseñador se convierte en el punto de partida para crear una propuesta diferente, aquí la comunicación es clave. En un mundo en que casi todo se parece, la manera en que se lo compartes la mundo es lo que hará que lo veas de una manera diferente” asegura Catalina cuando le pregunto sobre su concepto de la diferenciación. La experta también asegura que Colombia va por un bien camino, aunque aún no podemos emocionarnos mucho pues no se ha concretado una identidad precisa de diseño, las marcas y los diseñadores locales están comenzando a ser mucho más conscientes del valor de su propuesta, están comenzando a unir sus raíces con la tecnología y están comenzando a tejer un lenguaje que comienza a sonar coherente. Así mismo nos cuenta que existe una oportunidad muy grande con respecto a la “hiper personalización” y los consumidores que están siendo cada vez más consientes de un consumo sostenible, de una visión no masiva del estilo, se está creando un nuevo consumidor con una percepción diferente de su consumo que busca ante todo cuidar los recursos.

La socióloga de moda Susana Saulquin afirma que el siglo XXI es el siglo de la estética con ética, de una conciencia colectiva por cuidar lo que tenemos, por volver a nuestras raíces, por un consumo que apoye la sostenibilidad . Es aquí entonces donde debemos cuestionarnos el uso de las tendencias que nos vuelven acreedores de la inmediatez. Las tendencias son una herramienta para descifrar el comportamiento de la sociedad pero tal vez se han convertido en la disculpa del consumismo exagerado, la cuestión es si los diseñadores y los consumidores deben caer en su trampa para seguir perteneciendo al mundo de la moda o pueden crear una moda sostenible basada en conceptos que estén alejados de la locomotora fashionista.

Artñiculo escrito para la revista Exclama por Laura Echavarria G.

TOP

HAZ PARTE DE FASHIONLESSONS

Inscríbete a nuestro Newsletter y podrás descargar nuestro manual de 7 Reglas del Estilo Personal, y además recibir noticias mensuales de todo lo que pasa en FASHIONLESSONS!

ACEPTO