Espacios de Creación
8.June.2017

“Producir de la nada” así se define la palabra crear, para nosotros en FashionLessons, crear significa producir, pero desde el todo, todo el amor, la entrega, conciencia social y por último, el diseño.

Por este motivo queremos contarles tres historias de madres, de esas que han tenido una etapa de gestación de más de nueve meses, y en cambio, han sido años de dulce (y no tan dulce) espera ante la creación de algo que aunque no se parece a un bebé gordito como las mamás comunes, es motivo de orgullo, porque viste mujeres, decora hogares y comunica.

Diamantina & La Perla, Andrés Pajón y Creamos Agencia, nos contaron sobre cómo nació su empresa, su “hijito” . Nos reunimos con cada uno en el lugar de donde sale toda la magia y aquí les dejamos tres historias diferentes que  coinciden en un mismo tema: el amor por lo que se hace.

Nuestra primera visita fue a Diamantina & La Perla, está ubicado en la zona creativa de Medellín, Vía Primavera, en un local en el que no se esperaría encontrar un lugar como este, una joyería para el hogar. Al subir las escaleras hacia el showroom, hay una luz que caracteriza el ambiente creativo y una frescura generada por las plantas que da un ambiente fresco y a la vez acogedor. Entramos a eso de las 2 de la tarde, una hora perfecta para la siesta del mediodía, pero la energía del equipo indicaba lo contrario.

Una selva de plantas en exquisitas materas, así es el espacio en donde tres hermanas disfrutan su trabajo entre risas y uno que otro momento de estrés. Ellas comparten la pasión por lo diferente , lo propositivo en diseño, y aunque ésta área no es en donde se producen propiamente las icónicas piezas de esta marca, es donde se diseñan, ensamblan y presentan ante los clientes para dejarlos enamorados.

En Diamantina & La Perla se crean ese tipo de elementos decorativos que todos esperamos heredar de mamás y abuelas, sobretodo, por la calidad y durabilidad con la que estos se realizan. Con procesos artesanales que son consecuencia de la tradición de El Carmen de Viboral, se crea  la matriz de esta empresa que busca defender la labor de artesano, su obra y especialmente la justicia de oportunidades y beneficios que estos merecen.

Por su parte, Andrés Pajón es un hombre que desde la indumentaria parte de la premisa, “Vestir mujeres que no gritan sino que susurran” y esto se percibe desde su atelier, un lugar de amplios espacios, luces doradas y olor a vainilla. Al entrar, un maniquí dibuja el porte y la elegancia de la mujer Pajón.

Pajón cuida la zona en donde nace el arte, tanto que conserva la esencia que imprimen algunos de sus trajes que así como  sus colecciones tienen orquídeas, tonos cálidos y brillo. Al final del atelier, hay una sorpresa, un jardín secreto y encantado , donde las orquídeas florecen junto con lo que él llama el parto de todo este proceso: los desfiles y  Colombiamoda.

No solo por el jardín al estilo Maria Antonieta, es claro que Andrés Pajón hace del espacio de creación toda una experiencia. El proceso se lleva a cabo desde su taller, el cual es inconcebible sin su luz amarilla, pues es para él, un pilar dentro de la ejecución del diseño limpio y delicado de sus trajes.

Crear e imaginar nacen bajo las luces doradas, mientras al cruzar la puerta una parte fundamental de su proceso se lleva a cabo, Rosa su madre trabajaba a mano tejiendo el encaje de uno de los tantos vestidos de novia que este taller produce, ella, creadora, ha sido el pilar de su carrera, e incluso fue quien con su máquina de coser a pedal inspiró a este joven a dejar la medicina forense para ser diseñador.

Ahora bien, Creamos agencia, alejado del mundo de los accesorios y la ropa, es un espacio familiar, ubicados inclusive, como un hogar en una casa con jardín, un reducido grupo de creativos dan origen a proyectos con sentido como la imagen de Hatsu.

En esta casa escondida, la luz es como las ideas, todos trabajan bajo el rayo inspirador y fresco de la mañana. En Creamos, se cree y crea desde el trabajo en equipo y el ambiente sano, entre silbidos y canciones tarareadas, el equipo se ríe mientras ilustran dibujan o hablando por teléfono.

Para poder decir: “Creamos” parten de la publicidad consciente, la que más que vender, comunica la esencia de las marcas y cuida sobre todo el cliente con el que trabaja, pues sus ansias van más allá de hacer un imperio de riquezas.

Finalmente, todos aun sin ser muy similares, crean y creen en lo mismo, el trabajo artesanal, la creatividad, conciencia y  el amor con el que se hacen las cosas bien hechas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *